Primavera

El invierno no es consciente del paso del tiempo, no es más que una estación. Cuando la primavera llegó a Mario, tan bien podrían haber pasado tres días como tres años.

La primavera tomó rasgos de mujer, con ojos de un color inventado, voz de café y movimientos de pantera.

Y así fundió la cama de escarcha que se había hecho el invierno y se instaló allí, llenando la caja torácica de Mario de calidez y olor a bosque.

This entry was posted on domingo, 9 de octubre de 2011. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response.